Agentes y organizaciones culturales de Cusco – Perú, se pronuncian en relación a la coyuntura política actual.

Las organizaciones que integran la MT – Cusco de la Alianza Peruana de Organizaciones Culturales (APOC), y los agentes y organizaciones artísticos culturales que firman el presente manifiesto, rechazamos las acciones del Congreso de la República del Perú e instamos a la conformación urgente de una Asamblea Constituyente para la edificación de una nueva Constitución Política en nuestro país.

La actual coyuntura evidencia que la clase política no visibiliza los intereses nacionales y se hace urgente la organización ciudadana para reorientar el rumbo que sigue nuestro Perú. Consideramos que la salud, el trabajo y la educación son espacios donde se debe generar propuestas innovadoras y asertivas para recuperar los derechos vulnerados durante años y que hoy, por intereses individuales y la falta de valores democráticos, se ven postergados nuevamente.

Como ciudadanos, y regidos estrictamente en los derechos fundamentales que aún nos amparan, expresamos nuestro rechazo a las decisiones políticas impulsadas en nombre del Perú, que dejan entrever los intereses poco transparentes de particulares o grupos de poder que no nos representan.

El Perú en los últimos años, ha sido un botín disputado sin piedad por grupos de poder organizados, los cuales, no muestran con sus actos interés alguno en las poblaciones ancestrales o vulnerables, la cultura, el arte, los agentes culturales, las organizaciones civiles, la salud, la educación o el trabajo y estas circunstancias, deben ser el momento en que la ciudadanía organizada garantice su derecho a participar activamente en el devenir político del Perú.

Creemos también, que es perjudicial la concentración de poder en una sola persona a nombre del Poder Legislativo. Esto no garantiza de ninguna manera la estabilidad de nuestra Nación, e instamos a los congresistas a tomar con claridad las verdaderas necesidades de la población peruana. Es imprescindible que asuman un compromiso con los que más necesitan ante la cruenta crisis económica que atravesamos. Los departamentos y regiones se ven empobrecidas e invisibilizadas desde hace 200 años. La mayor reivindicación sigue siendo luchar contra la corrupción, la soberanía de nuestros recursos y la justa redistribución de la riqueza para la unión de todos los peruanos.

Desde el Cusco, a 10 días del mes de noviembre de 2020, los firmantes y adherentes de la presente, instamos a las nuevas autoridades a no experimentar con una nación tan frágil y diversa como el Perú y creemos que la solución no depende de caudillos modernos que vapulean a los otros con ideas rancias de gobiernos funestos que no debemos repetir, pues nuestro país necesita desde nuestra perspectiva una nueva Constitución Política del Perú como posibilidad inclusiva, transparente y participativa que se constituya como eje trasversal del verdadero desarrollo.

Para finalizar, instamos a la población a no dejar vulnerar sus derechos y hacerlos respetar irrestrictamente dentro del marco de la ley, sin exponer su integridad o su salud y evitando la violencia. Lo cual, no quiere decir que nos quedemos callados y no sumemos esfuerzos para reconstituir el tejido social de nuestro amado Perú.

Atentamente,